martes, 23 de mayo de 2017

LA REVANCHA DE FUKUSHIMA

De nuevo los terroristas nos ha dado un toque indeseado cobrando la vida de muchos inocentes en Manchester. Cada vez que vemos la noticia parecida nos enfadamos. Pero parece que el impacto de la noticia va disminuyendo aunque no debería ser asi.
La vida de una persona sólo existe una y no es repetible. Han dejado a muchas familias en huérfano. Imperdonable lo que hacen cada vez. Rezo hoy por ellos.


El otro día la noticia de mi pueblo Fukushima nos ha dado una alegría.
Han ganado 22 variedad de Sake de la prefectura la medalla de oro en el concurso de nuevos sakes de todo el Japón. No solamente ha ganado este año sino 5 años consecutivos. Los bodegueros se mostroban su satisfacción por haber sido reconocidos sus esfuerzos. Una de pocas noticias buenas que aparecen en estos 6 años claro que les da una motivación grande. Ser número uno de todo el país tiene mérito. Detrás existe mucho trabajo incluyendo la medición del nivel de radiactividad en los arroces por supuesto. Una tarea extra que los bodegueros de otras perfecturas no tienen que hacer.
Algún día podrémos degustarlos aquí en Europa. Y sabréis lo bien que hacen.

Sentir cómo circulan sake en el cuerpo para mí es como volverme a la tierra. Me hace imaginar el proceso de convertirse en esta bebida desde el crecimiento de arroz.
El paisaje cotidiano de mi pueblo me da una cierta ventaja. Poder ver los arrozales infinitos hasta el horizonte te coloca como una parte de ellos. En primavera con el color verde absoluto que te sobra el oxígeno y en otoño con el color dorado del oído de arroz que te puede llenar tu sentimiento. El sentimiento que seguramente mis padres y sus antecesores todos los años sintirían en esta época. La satisfacción de haber cuidado bien y poder cosecharlos. Para ellos arroz tiene más valor que un diamante.

De ese cultivo poder hacer un buen sake que le gusten a mucho sería un master.
La parte oeste de Fukushima, Aizu tiene más fama de buenas bodegas de sake por tener buen agua. Es la zona montañosa con el invierno duro de mucha nevada.
De hecho desde hace tiempo existe una academia para entrenar buen master de Sake.
Hay que tener cinco sentidos muy afinados para serlo. Igual que sumiller de vino supongo.
En este concurso el sake popular de la zona costera, en mi pueblo Iwaki también ha ganado la medalla de oro. Seguro que mi padre lo habrá celebrado tomandolo.

No sé si es correcto llamarlo como una revancha de Fukushima.
Pero al ver esta noticia se me ha venido a la cabeza esta palabra. 
Para mi como si lo fuera. No como venganza por supuesto sino como levantarse de nuevo.
Han sufrido mucho tiempo y sobreviven con los problemas todavía. 
Debemos aprovechar esta ocasión para presumir de nuestro pueblo Fukushima. 

Este verano Tepco prevee introducir un robot submarino al reactor 3 que contiene más agua que otros reactores 1 y 2. Mide 30 cm con los hélices e intentan sumergirlo hasta 6 metros bajo el agua para investigar la situación del combustible fundido.
En los intentos anteriores por robot en los reactores 1 y 2 no han podido concluir sus estudios. El reactor 3 es el que explotó como una bestia en Marzo del 2011. Vamos a ver. 
Hace 1 año ya habían 15 robots dentro de los reactores o fuera haciendo cada uno sus tareas. Algunos apartando los escombros, limpiando, escogiendo los datos etc......
La mayoría de ellos se ha hecho reuniendo la tecnologia punta de grandes fabricantes nacionales de los reactores nucleares como Toshiba, Mitsubishi Heavy Industries, Hitachi GE. Cada día es un desafio nuevo para los ingenieros robóticos mejorando su capacidad.

Quiero creer que la zona debastada de mi pueblo Fukushima en pocos años se convierta en la costa de innovación como están dibujando el gobierno de Fukushima con la ayuda economica del gobierno central. Poco a poco se van viendo estructura de preparación en varios sitios de la zona éste de prefectura. Los laboratorios para la investigación y estudios para desmantelamiento etc....Los niños que van creciendo tendrán su puesto de trabajo en estos lugares cuando terminen sus estudios. Será la rutina que se tiene que repetir durante muchos años. Si los jovenes deciden hacer la vida en Fukushima.

Unas luces con esperanza se ven de vez en cuando denro de la oscuridad llamada Fukushima. No nos acabamos de acostumbrar en verla. Pero latido a latido.

Mi pueblo Fukushima nunca tirará la toalla para recuperar su pueblo. La gente de allí no se rendirá nunca por apoyo de la gente de todo el mundo. 
Entonces verémos la verdadera revancha de Fukushima. 

2 comentarios:

  1. Me alegra mucho leer estas nuevas y buenas noticias.

    ResponderEliminar
  2. dAni, muchas gracias como siempre por seguirme.

    ResponderEliminar